Mi rutina diaria como Au Pair

Os presento mi rutina diaria como Au Pair.

Así era mi día a día trabajando en Irlanda con los peques cuando tenían colegio. Por supuesto, el fin de semana todo cambiaba mucho.

No era igual de lunes a viernes, pues como habréis podido leer en otros post, los padres de mi familia tenían horario flexible y entre semana tenían días alternos de fiesta.

¡Luego me tocaban más findes trabajando claro!

Pero los días que tenía libres de lunes a viernes me venían muy bien para estudiar el Máster e inglés.

Y dicho esto, aquí tenéis mi rutina diaria hora por hora.

¡Empezamos!

7:30h

Hora de levantarse.

Por lo general no me costaba nada, pues se cena tan pronto que nunca me iba a la cama muy tarde.

A esta hora la madre de la familia (Orla a partir de ahora) J se iba a trabajar, por lo que no importaba si alguno de los niños ya se había levantado… Todavía no estaban solos conmigo.

Me levantaba (tardo lo mío, soy una auténtica marmota), me vestía e iba a la cocina a  prepararme un té negro con leche.

8:00h

Hora de levantar a los peques.

Normalmente el pequeño (Odhran) se levantaba solo antes. Luego iba a levantar a la mayor (Sorcha) y finalmente a la mediana (Aideen).

Aideen es como yo de pequeña y le costaba muchísimo, así que me compadecía y casi siempre le acababa llevando en brazos al sofá o si no, no llegábamos al colegio ni de broma.

8:10h

¡A preparar desayunos!

Tostadas con mantequilla y té o leche con cereales. Y siempre viendo la tele o la tablet.

Hay que admitirlo, comían fatal e iban taaaaan lentos que muchas veces no les daba tiempo ni a desayunar.

Al principio me preocupaba, pero luego vi que desafortunadamente, era lo habitual con su madre o conmigo.

8:30h

Getting dress! A ponerse los uniformes.

Llevaban falda o pantalón gris, medias o calcetines azul marino, camisa azul claro y corbata azul marino. Y en invierno el jersey o chaqueta en gris.

Odhran todavía iba a la guardería por lo que no necesitaba llevar uniforme.

Orla me dejaba la ropa de cada uno preparada en el baño, así no teníamos jaleos a la hora de vestirse.

Camino al colegio en Dungarvan

8:50h

Ya vestidos y peinados, nos íbamos al colegio. La verdad que me lo ponían súper fácil y Orla hasta me dejaba los lunch ya preparados y las mochilas en la puerta.

Antes de salir siempre había un momento tenso porque empezaban a querer ir al colegio en patinete o bici, o las 2 cosas. Además, yo llevaba el carrito.

El camino al cole eran 20 minutos andando por un paseo muy chulo entre casas y al lado del mar. Pero no dejaban de ser 20 minutazos andando con niños.

Al final acababa con Aideen, Odhran, las mochilas y el patinete todo encima del carro.

¡Un auténtico show!

Me tenían que tener fichada en el colegio por el espectáculo al entrar.

Los días que llovía mucho, que eran bastantes, venía la tía de los niños a las 9 a buscarles con coche.

9:20h

Algo que me pareció curioso, la campana del colegio sonaba a las 9:20, pero casi todos los niños iban antes para tener una especie de mini recreo pre-clases.

Yo dejaba a Odhran en la guardería, justo detrás del cole y esperaba a que entrara Aideen.

Luego volvía a casa.

9:40h

Volvía a casa y me pegaba un señor desayuno.

Bagels, zumos, brown bread con mermelada, cereales con leche o yogur… Lo que hubiera.

Después recogía los desayunos esparcidos por la cocina y el salón, ponía el lavavajillas y barría un poco la cocina, hacía las camas de los niños y recogía sus habitaciones.

11:30h

De vuelta al colegio con el carrito a por Odhran, que salía a las 12 horas. Esto era un poco lío porque cada uno tenía su horario.

Aideen a las 14h y Sorcha a las 15h. Lo que decía, ¡un lío!

Yo iba a por el peque y volvíamos a casa.

Por el camino de vuelta íbamos andando, hablando y según el tiempo que hiciera nos íbamos a la playa a ver a los caballos o al parque.

En la playa de Dungarvan con caballos

En invierno nos quedábamos en casa jugando en el jardín en la cama elástica o dentro jugando a superhéroes.

Odhran se ponía su disfraz de Spiderman y yo improvisaba con las cosas de casa. A veces Joker, Green Goblin, Black Spiderman… siempre un malo 🙁 

¡Y sí, me sé todos los nombres de superhéroes!

13:00h

Sobre esta hora “comíamos”.

Creo que ya lo he dicho, pero en general comen fatal. Yo preparaba para el niño unos crakers con mantequilla, huevos revueltos con tostadas o pasta.

¡Y esa era la comida!

15:15h

Más o menos a esta hora venía Orla con las niñas.

Tenía descanso en el hospital y aprovechaba para recogerlas en el colegio. Comía exprés y volvía a irse.

Ellas ya habían tomado su lunch en el colegio pero en casa volvían a comer algo (tostadas con mantequilla, pasta, salchichas o tomato soup).

Mientras comían nos poníamos a hacer los deberes.

¡Otro show!

¿Por qué?

Pues porque estaban en irlandés, menos la asignatura de inglés.

No he visto yo idioma más raro. ¡Una palabra me aprendí en 10 meses!

Pero que conste que yo le hacía dictados y le traducía los problemas de matemáticas. No esperaba que Google traductor también tuviera este idioma, pero sí. ¡Y menos mal! jajaja

Aideen empezaba a hacer los deberes por lo que solo era hacer letras y números. Mucho más fácil para ella y para mí.

16:00h

Con los deberes acabados, ¡hora de jugar!

Por lo general, solíamos jugar los 4 juntos a papás y mamás, profesoras, restaurantes… lo típico. Había días que les proponía Challenge como el Food Challenge o el Make-Up Challenge y les encantaba.

A veces venía alguna vecina o las primas y los niños se me multiplicaban sin darme cuenta. ¡Pero nos lo pasábamos muy bien!

Make-Up Challenge

18:00h

Sorprendentemente, ¡hora de la cena!

Los días que Orla no tenía intensiva, llegaba a esta hora y ya preparaba ella la cena. Si no, hasta las 9 no podía venir la pobre.

Aún así, me solía dejar la cena preparada o algo fácil para hacer porque los niños con las comidas eran muy especiales y eran capaces de irse a la cama sin cenar.

19:00h

La cosa de cenar tan pronto es que luego todavía quedan horas para jugar. Así que seguíamos con el juego anterior o se quedaban un rato viendo la tele mientras yo recogía la cocina.

Sí, a veces alargaba la tarea porque mis ganas de jugar a esas horas ya habían disminuido jajaja

¡Los niños no se cansan, nosotras sí!

21:00h

Antes de irse a dormir solían comer un bol de leche con cereales.

Después, pijamas, lavarse los dientes y a dormir. Había días que Orla todavía no había llegado y Sorcha se quedaba conmigo viendo alguna peli mientras hacíamos tiempo.

Cuando llegaba y se iban a dormir, yo aprovechaba para irme a la habitación a hacer skype con mis padres o ver alguna serie o peli. ¡Y a la cama!

Creedme, a veces es muy agotador. Tienen una energía que no se acaba nunca y telita seguirles el ritmo. ¡Aunque es genial!

Después de escribirlo, me ha entrado muchísima nostalgia. ¡Qué bonito recuerdo!

Y así era mi rutina diaria como Au Pair.

Y la tuya, ¿se parece?

Comments
  • Marta
    Responder

    Hola! Me encanta este blog. Está súper bien explicado, y deja claramente reflejado lo que es la vida de una au pair. Sigue así, que será de utilidad a muchos otras chicas, que como nosotras, han estado en esas circunstancias.
    Un besazo.

Deja un comentario